LUN - VIE 08.00 - 12.00 | 15.00 - 19.00

BOZAL: USO Y CONSIDERACIONES IMPORTANTES

17.07.2018

El uso del bozal es siempre un tema delicado, ya que, por un lado, debido al desconocimiento y a la apariencia "poco amigable", se relaciona de inmediato con perros agresivos o por el otro, con tutores "despiadados" que hacen sufrir a su perro en una suerte de penitencia debido a su "mal comportamiento".

También es frecuentemente asociado con situaciones complicadas, como las idas al Veterinario, a la peluquería canina o cuando el animal se pone agresivo por situaciones dolorosas, entre otras. 

Hay que aclarar en primer lugar, que el bozal, lejos de cualquier prejuicio, debería ser utilizado como una herramienta más (tal cual el collar, una medalla, un arnés, una capa, un collar isabelino), ya que es algo que va a evitar que el perro muerda, y esa es LA ÚNICA FUNCIÓN que debe tener. No esperemos que por el solo hecho de ponerlo el perro va a dejar de ser agresivo porque por lógica, no hay relación alguna. 

A continuación, enumero algunas consideraciones que encuentro de importancia  y deben formar parte del conocimiento general de cualquier tutor y también de cualquier profesional que trabaje con perros (Médico Veterinario, peluquero, entrenador, paseador, etc.), ya que a la hora de prevenir problemas y ayudar a nuestros perros, somos todos protagonistas:

- El bozal recomendado es el de canastilla (ver foto), tipo Baskerville, los que permiten respirar, jadear y recibir premios, si además estamos realizando una terapia conductual. Los bozales de otros materiales (tela, cuerdas), no permiten al perro realizar sus actividades cotidianas, lo que incrementa la sensación de malestar y baja el umbral de tolerancia ante ciertas situaciones estresantes, lo que puede llevar luego a más agresividad. 

Imágenes: www.thedoggeek.com

- El uso del bozal es signo de un tutor responsable, que cuida a su perro y cuida a los demás.  

- Si vemos a un perro con el, saquémonos los prejuicios evitando increpar o dar lecciones al tutor, que ya bastante preocupado está por su perro y no necesita opiniones externas.

- El bozal requiere de un trabajo de HABITUACIÓN, por lo que no sólo es tarea del Etólogo Clínico. El Médico Veterinario, entrenadores, peluqueros y todos los que se relacionen con el manejo de perros también deberían instruir en su uso tempranamente y no sólo recurrir a el cuando el animal se pone agresivo. Así sólo lo iremos anulando como herramienta y luego, además de tener que reintroducirlo, tendremos que trabajar en desensibilizarlo porque ya se habrá generado una fobia.

- Por tanto, el perro debería ponerse el bozal antes y por las buenas, en vez de ponerlo "durante" el problema y por las malas.

- Una buena guía para introducirlo correctamente, la pueden ver en este vídeo del entrenador Chirag Patel.

Espero les sirva y así vuestro perro esté de antemano, gratamente preparado para usarlo en caso que lo necesite. No olvidemos además que la Ley de Tenencia Responsable exige su uso en algunos perros y es mejor estar preparados y advertidos; esto ya que ante cualquier malentendido - o mala intención - por parte de otros humanos es mejor contar con esta herramienta como protección para evitar accidentes y un antecedente en caso de cualquier denuncia. 

Dra. Soledad Torres Alvarado

Médico Veterinario y Máster en Etología Clínica

CONCIENCIA Etología Clínica