¿QUÉ SE HACE EN UNA EVALUACIÓN CLÍNICA ETOLÓGICA?

18.10.2017


Para poder establecer un diagnóstico y un tratamiento o terapia frente a un PROBLEMA DE COMPORTAMIENTO, en una evaluación clínica etológica, los Etólogos Clínicos realizamos lo siguiente:

  • Examen físico del animal, en caso de tener que descartar cualquier patología relacionada a comportamientos indeseados (ej: patologías neurológicas, endocrinas, reproductivas, del aparato urinario, dolor físico).
  • Si se considera necesario se dará una orden para realizar exámenes complementarios si es que no los tiene de antemano (análisis de sangre, de orina, mediciones hormonales, radiografías, resonancia magnética), para confirmar o descartar patologías orgánicas, o bien una derivación formal a especialista del área que necesite. 
  • Observación del comportamiento en la consulta o en el ambiente en el que aparece la conducta problemática; de preferencia en domicilio. También son de ayuda vídeos, fotos como material de apoyo.
  • Diálogo extenso con el tutor para recopilar datos sobre la procedencia del animal, el entorno durante la fase de desarrollo, la evolución de la conducta y adiestramiento, terapias o cualquier manejo relacionada a su conducta que le haya aplicado previamente. Durante esta fase se deja al tutor relatar todos los detalles del problema y a continuación, se realiza una serie de preguntas orientadas a obtener la mejor descripción posible del cuadro. 
  • Se pueden realizar pruebas específicas con el paciente, según el problema que presente, ya sea con tests estandarizados o pruebas en terreno.
  • Con los datos recopilados se establece un diagnóstico y un pronóstico que se explica al tutor. 
  • Según el caso, se inicia el trabajo conductual dependiendo las condiciones en las que se encuentre el paciente y los requerimientos individuales del caso. 
  • A continuación se establece un plan de tratamiento y una pauta de actuación adecuada que se entrega posteriormente en un documento electrónico, para la cual se espera que el tutor muestre compromiso y dedicación ya que debe llevarlas a cabo en un plazo de tiempo determinado previo a la próxima sesión o control.
  • Por último se organiza el calendario de trabajo y las fechas de controles o sesiones de trabajo, de ser necesarios.
  • Se pide un seguimiento por vía telefónica, whatsapp o correo electrónico en los primeros días o semanas post consulta hasta tener el próximo control o sesión. De no suceder, el tratamiento se considerará abandonado por poco compromiso e interés del tutor. 

Si tu perro o gato tiene problemas o patologías de conducta y deseas agendar tu evaluación clínica etológica, puedes hacer clic AQUÍ. ¡Te espero!

Dra. Soledad Torres Alvarado
Médico Veterinario y Máster en Etología Clínica
CONCIENCIA Etología Clínica Veterinaria