CUANDO NO TODO ES ENTRENABLE: LOS PROCESOS MADURATIVOS

06.06.2021

"No por estirar la hierba, esta va a crecer más deprisa" 

Y para eso estamos los Médicos del Comportamiento en Veterinaria.

Los humanos somos educados con la concepción de que tenemos y podemos controlar todo.

Eso incluye la vida de nuestras mascotas y es una obligación en tanto, tener que controlar desde un inicio aquellos procesos que tienen que ver con sus hábitos de higiene y de "buenas costumbres" porque dicen algunos, si no, nos tendrán luego de cabecera. 

Me voy a referir a dos en especial que son la orina y defecación y por otro lado, el morder objetos. Dos cosas que son muy de cachorro no?

Pero ojo, cuando hablamos de perros (y también gatos) y cuando hablamos sobre todo de comportamiento nos hemos olvidado LEGENDARIAMENTE de algo muy importante.

Algo que ni siquiera los profesionales que trabajamos en esto hemos sido formados porque hay un vacío enorme, entonces al no saberlo, obviamente tampoco pueden traspasarlo al tutor. Por tanto, se genera un desconocimiento y un problema ya que habrán necesidades NO CUBIERTAS y problemas que nunca serán lo suficientemente bien tratados. 

El perro y gato son mamíferos, Como tal tienen etapas de desarrollo evolutivo y psicoafectivo y estas conforman adquisiciones y logros del desarrollo, de forma gradual, hasta conseguir una estructura estable. Estas se logran a lo largo de semanas, mientras están junto a su camada y madre. 

El problema es que hoy por hoy MUCHOS pacientes pediátricos no corren con esta suerte o los que están con su madre no lo están en condiciones óptimas por diversas causas. O sufren enfermedades y estas ya alteran el desarrollo conductual de manera insospechada. 

Habemos pocos profesionales que realizamos una evaluación pediátrica acotada para establecer qué es lo normal en el paciente. Existen variaciones en el desarrollo, desde fenómenos que ayudan al crecimiento, hasta los trastornos ya considerados psicopatológicos que van a generar diversas signologías de enfermedad conductual. 

Por lo tanto, pueden existir pacientes que van a tener problemas de eliminación inadecuada por más que intentes todas las medidas que viste en youtube, que compres todos los pañales del mundo, que respetes todos los horarios del mundo, que tengas toda la paciencia y ¿por qué puede ser esto?

  • Te estás apurando demasiado en su desarrollo fisiológico, su esfínter no está maduro y eso no es entrenable
  • Puede que tenga un retraso madurativo y eso está relacionado con un Trastorno del desarrollo conductual. Puedo ayudarte con eso, pues es una de mis especialidades. 
  • Estás generando algún tipo de aprendizaje adverso para el paciente, de forma inadvertida y hay que replantearse toda la estrategia.

Por otro lado, a la hora de hablar de los perros y gatos "mordelones" es la misma cosa. Pasados los 4 meses podemos tolerar que un perro o gato juguetee, porte objetos, lance al aire cosas. Pero ya no es normal que se las trague, que destroce una habitación completa o que pueda comerse fácilmente una bolsa entera de 20 kilos de comida. 

  • Si bien algunos podrían madurar este proceso tempranamente mediante el juego controlado, ya de más adultos recomiendo ver este tema directamente con el Etólogo Clínico especialista en el tema de trastornos del desarrollo porque se necesita evaluar el grado de trastorno y otros que se hayan asociado en el tiempo(ansiedad alimentaria, agresividad por protección de recursos, etc.)

En Medicina del Comportamiento el abordaje es diverso y nuestros pacientes llegan a consulta con una multitud de signos que muchas veces pueden resultar complejos de diferenciar o detallar. Pero la experiencia permite dar respuesta a muchos de estos problemas que a veces no encuentran solución con otros tipos de abordaje que sólo se enfocan en el signo, pero no en la causa basal. 


Dra. Soledad Torres Alvarado
Médico Veterinario
Máster en Etología Clínica y Psicofarmacología
CONCIENCIA Etología Clínica