MALOS ENTENDIDOS CON NUESTROS PERROS (PARTE I)

18.06.2017

A menudo leemos y nos aconsejan distintas cosas cuando se trata del comportamiento de nuestros perros. Lamentablemente, muchas de estas ideas vienen desde la lectura de viejas teorías y ya que muchas veces se acercan demasiado a nuestro comportamiento humano, tendemos a aceptarlas porque es lo más cómodo y conocido. Pero interfieren muchísimo a la hora de querer comunicarnos con ellos y pueden inclusive generar o agravar un problema de comportamiento. Aquí hay 5 ejemplos de malos entendidos que se han perpetuado en el tiempo:


  1. Todo perro quiere ser el líder de la manada: los perros no tienen las mismas ambiciones que nosotros; ser el líder les implica una carga más que un honor. Eso sí, quieren que los humanos le asignen un rango y que los guíen y tomen las decisiones. Si esto se hace de forma correcta y constante, el perro se dedicará a otros asuntos más importantes, como hacer una siesta o jugar. Ademas, en grupos familiares, las jerarquías son flexibles y por lo mismo, querer ser el líder es algo de lo que muchos ni se han enterado. Tranquilo, que si pone la pata en tu pierna no es que quiera conspirar hacia ti, sólo está demostrando su afecto. Un buen libro para ayudarte a entender mejor cómo la dominancia NO tiene que ver en casi nada de lo que solías pensar del comportamiento canino, es este.
  2. Los perros SABEN si se han portado mal: esta conclusión es errónea y es uno de los peores malentendidos y quizás de los que más cuesta educar al tutor. Lo único que hace tu perro es exhibir señales de apaciguamiento, para que tu dejes de hacer lo que estás haciendo, porque quiere evitar un conflicto. Es to lo hace consecuencia del aprendizaje en situaciones anteriores y simplemente está temeroso del castigo que se le anticipa (verbal, físico, etc.). Que quede claro: no hay maldad, no hay manipulación, no hay malas intenciones. Sólo un gran problema de comunicación entre ambas especies. 
  3. Los perros se portan mal por VENGANZA: el rencor y la venganza son emociones secundarias, que se desarrollan de forma tardía y por tanto un canino no alcanza este estado. Si mordió algo mientras no estabas es porque estaba aburrido o quiso explorar algo nuevo. Si orinó en algun lugar no permitido es porque estaba ansioso, porque no tiene buenos hábitos o porque no aguantó más. Lo importante aquí es descubrir siempre la causa, que por lo general es bastante lógica. 
  4. Los perros siempre odian a los gatos: una buena socialización los puede transformar en los mejores amigos y es totalmente factible su convivencia! Aunque, los perros podrían perseguir de forma natural a cualquier animal que trate de escaparse de ellos. Es su ancestral instinto de caza que puede manifestarse más en unos que en otros.
  5. Debo abrazarlo para hacerle entender que lo quiero: es una acción arriesgada, y depende del perro. No es nada personal, pero interpretan cualquier restriccion de movimiento como una amenaza. Quizás tu perro lo tolera, y hasta parece mostrar que le gusta, pero nunca debes hacerlo con perros desconocidos. Menos incitar o permitir que los niños lo hagan. Muchos accidentes por mordeduras ocurren por esto y los humanos nunca se dieron cuenta de la real causa. 

Dra. Soledad Torres Alvarado
Médico Veterinario y Máster en Etología Clínica
CONCIENCIA Etología Clínica