LUN - VIE 08.00 - 12.00 | 15.00 - 19.00

ENSEÑÁNDOLES A HACER PIPÍ EN EL LUGAR CORRECTO

18.06.2017

Varios estudios afirman de que el problema de enseñar a tu perro a hacer sus necesidades dentro de la casa puede convertirse en la frustración número uno (y es lo que veo también en la práctica).

Una rutina es clave para que tu perro no haga sus necesidades en cualquier lugar. Pero también tu autocontrol y evitar los castigos verbales y físicos. 

Establece un horario e insiste sobretodo en que todos los miembros de la casa lo respeten. Debes organizar también las horas de comida, las salidas al patio o la calle y los períodos de juego. Todo esto tiene que ver para que su cachorro se organice también y comience a darse cuenta de sus propios horarios.

Si aun no está entrenado en esto, debes saber que tu cachorro querrá orinar y/o defecar después de dormir, comer, tomar agua, jugar o entrenar, hacer siesta o haber estado encerrados durante un tiempo donde no han tenido mucha actividad. Esto quiere decir que en la mañana luego de despertar, sera la hora en que lo saques al patio o lo lleves a la zona deseada. Si es muy pequeño, quizá no alcance a llegar a la puerta, así que esto correrá por tu parte y debes conservar la calma. 

Es muy importante que entiendas que en un cachorro los músculos de su vejiga aun no están muy desarrollados en cuanto a fortaleza, y por eso debería poder salir con frecuencia; por ejemplo entre las 6-14 semanas ojala lo saques unas 6-8 veces al día... A medida que vaya creciendo estos tiempos se van reduciendo, porque su vejiga y esfínter van adquiriendo tono, así que no es sólo cosa de entrenar, también de entender que se trata de madurez fisiológica y en ese caso, sólo nos queda respetarla. Ocurre muy similar que en los niños cuando dejan los pañales. 

MUY IMPORTANTE: lleva a tu perro siempre al mismo sitio tanto si es afuera como dentro de la casa. Y si elimina en el lugar adecuado, hazle saber lo bien que lo hizo con algún refuerzo positivo. 

POSTURA AL ORINAR: en las razas pequeñas el cambio de "levantar la pata", se produce entre los 6 y 9 meses. En cambio, en las razas más grandes se produce entre los 8 y 13 meses de edad. Esto sucede en machos castrados o no castrados, independiente de la edad del procedimiento, y también en algunas hembras dependiendo del contexto y/o estado fisiológico.

CONTRAINDICADO: castigos tardíos, como restregar su hocico en sus pipís o cacas, porque simplemente no hay asociación entre una cosa y otra. Golpear con un periódico enrrollado cuando eliminó en lugares indeseados. Mostrarles el lugar para intentar "enseñarle" que está mal (como en la foto). Pensar que "sabe lo que hizo" cuando pone ciertas caras: no es más que una señal de calma para evitar tu castigo. En todas estas situaciones el perro NO entiende que haber eliminado ahí está mal (si no, ya hubiese dejado de hacerlo, de seguro); lo que SI entiende que está mal orinar/defecar ahí cuando tú estás presente, así que lo seguirá haciendo en el lugar indeseado, pero lejos de tu presencia. 

Dra. Soledad Torres Alvarado
Médico Veterinario y Máster en Etología Clínica
CONCIENCIA Etología Clínica