El blog de CONCIENCIA

El tratamiento psicofarmacológico en perros y gatos es una herramienta poderosa para abordar trastornos del comportamiento y problemas emocionales. A medida que el tratamiento progresa, se revelan diferentes capas a nivel emocional y conductual, lo cual frecuentemente sorprende y gratamente impresiona a los tutores de estas mascotas, aunque...

En la era de las redes sociales, la desinformación en etología clínica se ha convertido en un grave problema. La creciente presencia de personas sin formación adecuada en el campo de la etología, pensando que juegan un papel dentro de la Etología Clínica, pone en riesgo la salud mental y física de nuestros animales de compañía.

A lo largo de estos años de trabajo en el área de la Medicina del Comportamiento o Etología Clínica, he podido percatarme de que muchos tutores indican que la terapia "no les funcionó" o "no les sirvió" e inician una peregrinación extensa (y a veces arriesgada) por varios (o no) profesionales.

Nada puede resultar más triste que ver un perro solo y detrás de una reja. En mi caso, al menos, no es gracioso ver como cientos de perros ladran a más no poder detrás de los barrotes de fierro cada vez que paso caminando, con algún paciente en medio de una terapia. ¿Por qué?

Sabemos que el perro es una especie distinta, por lo tanto, con necesidades propias y muchas veces, muy distintas a las nuestras. Aquí extrapolar nuestros sentimientos, deseos u opiniones a veces pueden traducirse en tremendos errores y confusiones que traerán de seguro, frustración para ambas partes. Y por supuesto, nuestro vínculo puede verse más...