LUN - VIE 08.00 - 12.00 | 15.00 - 19.00

EDUCAR ES SIEMPRE LA RESPUESTA... PERO EDUQUEMOS A TIEMPO

15.05.2017

Cuando decidimos integrar en nuestras vidas a un perro, a menudo no pensamos en que este debería estar educado... hasta que se nos presentan los problemas.

Los perros pasan a ser un miembro más de la familia y al igual que hacemos con los niños, es necesario pensar en su educación. Es cosa de pensar: que haría un niño sin escuela y entonces, ¿por qué no tener la misma consideración con nuestra mascota?. ¿Qué nos hace pensar que una especie distinta, con un lenguaje distinto y con motivaciones que pueden ser bastante particulares, puede tener las mismas costumbres, los mismos códigos?. Es así como esperamos de ellos igual que si fuesen humanos, adultos tal como nosotros. 

Sin duda que la mayor parte de la educación y el entrenamiento de la mascota es responsabilidad de los miembros de la familia, porque hay contextos que sólo se dan en casa y nadie tiene más conocimiento y control de estas que esos mismos humanos que conviven día a día con un perro. Por lo tanto, desde el primer momento debemos definir los límites, qué enseñaremos, cuándo y cómo; y si no tenemos idea de esto, dejarnos asesorar por un profesional calificado y debidamente formado.  

Si bien hay infinidad de métodos de cómo enseñar a tu perro, y multitud de personas dedicadas a esto, lo importante es que su enseñanza debe ser orientada a disfrutar de su compañía, poder convivir en armonía y con todo su entorno, con métodos basados en positivo. Y si buscamos asesoría, que ésta sea cualificada y profesional para evitar problemas a futuro. 

Por último, te preguntarás ¿cuál es la edad para empezar a educar y adiestrar?. Sin duda que es en cuánto tu perro llega a la casa. Tenga la edad que tenga. Por supuesto, siempre debes adecuarte a la medida de sus posibilidades y teniendo en cuenta que no es algo que debamos tomar al azar; es todo un evento para ti y tu perro, y previo a su llegada deberíamos estar asesorados en el tema. Siempre pensemos en el Bienestar y utilizar técnicas respetuosas con las necesidades de tu perro y por supuesto, libres de dolor, coerción física y mental. Porque aprender nunca debe doler.  Son términos que no tienen punto de encuentro en un trabajo ético. 

Si tienes dudas de a quién confiar la salud mental de tu perro, su educación y entrenamiento, puedes consultar AQUÍ y AQUÍ para poder tomar una decisión realmente informado. Y si deseas agendar una hora conmigo, puedes conocer mejor mis servicios en este LINK.

Dra. Soledad Torres Alvarado
Médico Veterinario y Máster en Etología Clínica
CONCIENCIA Etología Clínica
© Soledad Torres Alvarado, 2017 - Todos los derechos reservados